El Día de la Madre es una festividad que se celebra en honor a todas las madres del mundo, en diferentes fechas del año según el país.
El cuarto domingo de Cuaresma se celebra en Irlanda y Reino Unido, el tercer domingo de octubre en Argentina, el segundo domingo de mayo se celebra en Alemania, Australia, Bélgica, Brasil, Cuba, Estados Unidos…. Mientras que Hungría, Lituania, Portugal y Sudáfrica lo celebra el primer domingo de mayo como en España.
El origen de esta tradición se remonta al antiguo Egipto, donde se realizaron las primeras celebraciones en honor a la madre. Entonces se rendía homenaje a la diosa Isis, la diosa madre de esta civilización. En la antigua Grecia se honraba a Rea, madre de los dioses del Olimpo Zeus, Poseidón, Hades y Hera, según la mitología griega.
Como curiosidad, esta celebración se realizaba antes el 8 de diciembre, coincidiendo con el Día de la Inmaculada Concepción, pero a partir de 1965 se estableció el primer domingo de mayo. Esta fecha es debida a que el quinto mes del año es el mes de la Virgen María. También tiene cierta influencia norteamericana, donde se separaban las celebraciones de La Inmaculada y de la maternidad. 
El Día de la Madre es una fecha muy importante, ya que es un día especial en el que le agradecemos todo lo que ha hecho y hace por nosotros, por lo que intentamos pasar ese día en su compañía para celebrarlo.