Fundado a finales de los años 70, el restaurante El Pote se ha convertido con el paso de los años en todo un clásico de la gastronomía grancanaria. Su capacidad para evolucionar apoyado en las vanguardias culinarias, pero sabiendo mantener la tradición, son dos de los principales aspectos que lo convierten en un lugar indispensable en el que comer.

Para llegar a los recuerdos siempre hay un camino diferente, siendo algunos de ellos una música, un olor o un simple sabor.

Precisamente, el sabor es un vehículo ideal para recordar y durante toda una vida el Restaurante El Pote se ha dedicado a establecer una tradición a través de los sabores más autóctonos de nuestra tierra.

indispensable de la gastronomía de la capital

A finales de los años 70 abrieron sus puertas y, desde entonces, se han convertido en un sitio indispensable de la gastronomía de la capital por su calidad y su capacidad de evolucionar al ritmo que lo hace la cocina, un aspecto importante para mantenerse después de muchos años haciendo disfrutar a todos sus comensales.

En ese sentido, la reinvención de El Pote tiene que ver tanto con las nuevas formas de hacer cocina como con mantener la esencia. Esa mezcla perfecta, sabiendo mantener el sabor de siempre, convierte a este restaurante en un lugar esencial y especial en el que poder degustar buena comida.

La realidad es que cada vez más las personas buscan probar cosas nuevas, nuevas maneras de cocinar y sabores un tanto distintos, pero todo ello, combinado con el aroma de toda la vida, es un plus que ofrece El Pote tanto por su carta como por sus productos, que son de primera calidad.

Barra de El Pote, toda una vida alegrando a los paladares en Las Palmas de GC en Zona Mesa y López
El Pote, toda una vida alegrando a los paladares en Las Palmas de GC en Zona Mesa y López

Adal y Acoidán Santana, calidad y tradición

Dentro de un equipo de profesionales dirigidos por Adal Santana y liderados en la cocina por Acoidán Santana, El Pote es todo un referente culinario en Las Palmas de Gran Canaria.

Con ambos al frente, el restaurante ha sido capaz de mantener la calidad y el punto tradicional que ha caracterizado al local durante toda su existencia. De hecho, este último aspecto es una de las principales cuestiones por las que la gente sigue acudiendo a comer allí, porque la esencia se mantiene pese al paso de los años.

Sin duda alguna, El Pote es un enclave clásico dentro de la gastronomía de la capital. Durante varias décadas este restaurante se ha convertido en un lugar concurrido y visitado a diario tanto por los propios ciudadanos de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria como por aquellos turistas que quieren acercarse al arte culinario canario. Al principio fue el boca a boca y, posteriormente, las nuevas tecnologías las que han acercado a los gourmets a un lugar como El Pote; es sin duda alguna el lugar donde la comida se vive y se siente.

Por todas esas razones visitar Mesa y López supone, también, un motivo de mucho peso para acudir a El Pote. Es un lugar que todo visitante de Las Palmas de Gran Canaria debería de probar al menos una vez en la vida.