Extrema, complicada, salvaje, excéntrica… la moda otoño-invierno viene de todo menos sencilla. Y como queremos que no pierdas detalle de todo lo que proponen las grandes firmas, hemos elaborado esta pequeña guía con la que podrás arrancar la temporada con la lección bien aprendida, ¿preparada?

1. Una inspiración: el ballet.

Esta temporada no hará falta que suene El lago de los cisnes para que salgan a escena faldas de tul, maillots y bailarinas de satén. La danza clásica se convierte en referencia que harán de los tonos nude y las formas sinuosas se impongan sobre el asfalto.

2. Un tejido: el terciopelo. 

En botines, chaquetas, pantalones o vestidos, este tejido lujoso se impone con fuerza tras su tímido intento de abrirse camino el pasado invierno. Y olvídate de conjugarlo solo de noche, el día admite la suavidad si sabes cómo llevarla.

3. Una tendencia: la tapicería. 
Como si ante un catálogo de decoración nos encontráramos, lo que antes era terreno exclusivo de cortinas y sofás da el salto a la ropa. Las firmas apuestan por esta tendencia propia del interiorismo trasladando dibujos vintage a los abrigos más apetecibles.

4. Una década: los 80. 
Hombreras XL, vestidos asimétricos, cinturas ajustadas, tops transparentes, chaquetas toreras, gabardinas de charol… recupera el espíritu de la movida porque todas aquellas prendas de las que renegaste vas a volver a llevarlas. Entre ellas el pantalón fuseau (con goma elástica que sale del tobillo al talón).

5. Una prenda: el abrigo. 
Olvídate de pasar frío este invierno porque el auge de la moda aprés-sky ha hecho que el abrigo clave sea acolchado y de estética deportiva.

6. Una combinación: vestido + jersey. 
Tacharemos días en el calendario pero los vestidos de tirantes continuarán en el armario. Aunque, eso sí, con una prenda de lana debajo. También con camisas blancas como si de un pichi se tratara.
7. Un estampado: el leopardo. 


Para muchos está catalogado como un básico que no entiende de tendencias pero lo cierto es que este salvaje motivo reinará de nuevo en los próximos meses con el abrigo como principal radio de acción.

8. Un accesorio: el cinturón. 
Después de caer rendidas ante las prendas oversize (mucho más grande de su tamaño) nos toca ajustarnos de nuevo y definir nuestra silueta con la ayuda de los cinturones más clásicos. Eso sí, en versión maxi.