Mesa y López ha quedado como un espacio peatonal fantástico

Maribel Velasco es franquiciada de McDonald’s, y responsable del icónico establecimiento que esta marca mantiene en la Plaza de España, en un enclave privilegiado en Zona Mesa López. Buena conocedora del negocio, en el que se inició como personal de equipo, es también una voz más que autorizada para evaluar la situación actual del comercio en el entorno, los cambios de hábitos de los consumidores o la propia transformación que ha experimentado la zona comercial abierta justo coincidiendo con la crisis provocada por la pandemia. Su experiencia, conocimientos y determinación se reflejan en la perspectiva que nos ofrece en esta entrevista.

¿Cuánto tiempo lleva en McDonald’s? La suya es una trayectoria consolidada en una marca que es una de las grandes referencias en el sector de la restauración.

Llevo trabajando en McDonald’s más de 25 años, lo que es toda una vida. Eso me ha permitido conocer cómo ha evolucionado el negocio. Y ha sido toda una experiencia, que me ha permitido ser testigo de la transformación durante todos estos años.

¿Hasta qué punto proporciona apoyo o seguridad trabajar bajo el paraguas de una marca como McDonald’s en una situación excepcional como la que ha provocado esta pandemia? Sobre todo, cuando estalla la crisis.

Lo cierto es que ha sido una gran ayuda estar dentro de esta gran marca. Es una empresa muy estructurada, y con unos procedimientos muy definidos. El protocolo COVID que se ha establecido para todos los establecimientos en España también han sido muy bien acogido, y la realidad es que se han convertido un referente para otras marcas. Es un protocolo extenso, que abarca desde la producción, los proveedores hasta todos los procesos internos en los restaurantes. En el comienzo del confinamiento, cuando estábamos todos muy asustados y desconocíamos qué pasos seguir, la elaboración de un protocolo como marca nos proporcionó la tranquilidad y seguridad que todos deseábamos.

Pudimos abrir en mayo con todo el equipo necesario, incluyendo las mascarillas, geles o gafas protectoras, que no eran nada fáciles de conseguir por aquél entonces. Y reabrimos, por supuesto, con la tranquilidad de contar con un protocolo seguro, tanto para nuestros clientes como para nuestros empleados. Tengo muy claro el recuerdo de cuando cerramos en marzo y cuando volvimos a abrir en mayo: la pandemia nos ha servido para recordarnos que no somos invencibles y que, por otra parte, también somos fuertes en la adversidad. Han sufrido muchos negocios y mucha gente, pero la pandemia también ha sido un proceso de aprendizaje.

“En la crisis ha sido de una gran ayuda estar en una marca como McDonald’s: sientes el respaldo”

“Hoy los cambios son brutales: o te adaptas o te quedas atrás”

“La zona comercial abierta seguirá vigente, y ahora sí que se ha hecho accesible”

En el camino se han transformado muchos hábitos de los consumidores. Por ejemplo, en el caso de McDonald’s resulta llamativo comprobar el incremento del delivery, los pedidos para llegar.

Nosotros empezamos con delivery en 2017 como una nueva vía de servicio. La pandemia ha servido para consolidar este canal, no sólo en McDonald’s, sino también para otros muchos otros negocios. Y sí: es verdad que mucha gente se ha dado cuenta de que esto funciona realmente. Es un servicio más que añadir a lo que ofrecemos. También nos ha ayudado mucho a amortiguar la caída que hemos tenido con la crisis.

Hay que decir que uno de los símbolos de la desescalada ha sido la reapertura de McDonald’s, con las colas de clientes que se formaron en esas fechas. También en el caso del local de Mesa y López. ¿Le sorprendió?

Sí, ha sido una grata sorpresa, que me llena de satisfacción. Nos sorprendió a todos muchísimo. Cuando reabrimos en Mesa y López las colas eran enormes. Era un hecho que transmitía alegría. La gente, en realidad, estaba feliz. Ese día fue muy bonito, fue algo que realmente no había visto nunca.

Maribel McDonalds's Zona Mesa y López

¿Cómo ha cambiado McDonald’s desde entonces?

Intentamos cambiar con el cliente, o incluso anticiparnos a sus necesidades, con la introducción de nuevos servicios: McCafé, wifi, nuevas tecnologías. Siempre somos punteros y el cambio forma parte de nuestro ADN. Los cambios hoy día son brutales: o te adaptas o te quedas atrás.

¿Cómo evalúa la transformación que ha vivido Mesa y López, con las obras de peatonalización o la transformación de la Plaza de España?

Es verdad que todos sabíamos que íbamos a sufrir con la transformación, pero no pensábamos que fueran tantos años. La zona ha quedado como un espacio peatonal fantástico, pero esperábamos un poco más. Sobre todo en el último tramo, desde Galicia a la Plaza de España. No se ha seguido la misma planificación que al principio de la rambla, con un mobiliario urbano que no responde a las necesidades de la zona, ya que no permite fácilmente la realización de eventos o actividades culturales y comerciales en fechas señaladas.

En cuanto a la Plaza España, es muy interesante que haya cambiado su uso, pasando de ser un elemento urbanístico a integrarse dentro del espacio peatonal. Sería recomendable que el Ayuntamiento evaluara junto con la asociación cómo poder mejorar el uso de este espacio. Es muy positivo que se hayan concluido al fin las obras y que los ciudadanos lo hayan hecho suyo, revitalizando así el comercio y el atractivo de la zona.

“Creo que habrá que darle una vuelta a los usos de los espacios abiertos y el mobiliario urbano en el tramo entre Galicia y la Plaza de España”

“Que la reapertura de los McDonald’s se convirtiera en uno de los símbolos de la desescalada fue una grata sorpresa: no había visto nunca algo así”

¿Cómo cree que se ha gestionado la crisis desde las administraciones públicas?

Creo que somos un país con 17 autonomías y 17 protocolos diferentes. Creo que habría sido más efectivo un sólo protocolo a nivel nacional, los ciudadanos habríamos recibido con agrado la unificación de criterios. La hostelería ha sufrido mucho con las medidas tan restrictivas que se han impuesto. Esperamos contar con políticas que ayuden a la reactivación de este sector, que es básico en nuestra economía. También confiamos en que la experiencia sirva para mejorar futuras respuestas.

¿El público, en general, ha respetado los protocolos?

El público es muy respetuoso en general. Todos hemos tenido mucha paciencia para adaptarnos a los cambios y hacer uso de las medidas obligatorias para acceder a los comercios. Seguimos muy concienciados, gran parte de los ciudadanos sigue haciendo uso de las mascarillas en los espacios públicos. También sabemos que somos una ciudad que vive del turismo, y ha habido muy buenas campañas sobre este punto. Los mensajes, si se centran en el respeto y en lo que está pasando, son muy efectivos y ayudan a tomar una conciencia clara del problema.

Esquina del McDonald´'s en Mesa y López

¿Qué importancia cree que tiene el asociacionismo empresarial en eventualidades como la crisis tan fuerte que ha provocado la pandemia? ¿Cómo evalúa el papel de Zona Mesa y López?

Es fundamental, y más en esta zona que es un espacio libre y abierto. Es verdad que soy franquicia, pero no dejo de ser una empresaria local. Cuando te unes consigues más cosas, eso es por lo que apuesta la asociación. No es lo mismo una voz unida que ir cada uno individualmente. Esa es la base que debemos seguir, sinceramente individualmente se atomiza todo: y al final llega muy poco.

¿Tienen futuro las zonas comerciales abiertas?

Con la pandemia, se han fortalecido mercados como la compra online y la venta por Delivery, y es cierto que es nueva vía de comercio con un futuro enorme. Sin embargo, no creo que pueda sustituir a las zonas comerciales. Estas ocupan un espacio único donde la diversidad de negocios ofrecen un plus competitivo frente a la oferta online, y es el contacto: el poder ver, tocar y relacionarte. La zona comercial abierta ya ha sido tomada por el viandante y ahora está en nuestra mano ofrecer servicios competitivos y diferenciadores para posicionarnos como una zona comercial líder en Las Palmas. La zona comercial abierta seguirá vigente, y ahora sí que se ha hecho accesible con una rambla amplia, que permite pasear, comprar, comer, distraerte y relajarte en los distintos puntos de su recorrido.

Por fin tenemos una zona peatonal en Mesa y López, y todos tenemos que poner de nuestra parte para sacar lo mejor de ella. Los comerciantes, manteniendo la profesionalidad y adaptando la imagen sus locales para seguir siendo atractivos, los ciudadanos manteniendo un comportamiento cívico en el trato y uso de los nuevos espacios y el Ayuntamiento poniendo recursos para mantener limpia la zona, eliminando basura, limpiando y baldeando la rambla, manteniendo y cuidando las zonas verdes y controlando las palomas, que afectan a la salubridad de la zona.