El auto de la Sala de lo Penal del TS reconoce que Francia Álvarez, su pareja e internada en Tenerife-2, no guarda ninguna relación con las investigaciones sobre la operación de compra-venta de la playa de Santa Cruz de Tenerife.

El Tribunal Supremo (TS) ha admitido a trámite una querella contra la Magistrada de la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC), Carla Bellini, por un presunto delito contra la intimidad, al ordenar la grabación de las conversaciones en un encuentro vis a vis que Felipe Armas, imputado en el caso Las Teresitas, mantuvo con su pareja, que se encontraba internada en Tenerife 2, el 14 de octubre de 2007.

El auto de la Sala de lo Penal del TS reconoce que Francia Álvarez, su pareja e internada en Tenerife-2, no guarda ninguna relación con las investigaciones sobre la operación de compra-venta de la playa de Santa Cruz de Tenerife.

Según el auto, la autorización judicial «invade» el derecho fundamental a la intimidad, más aún cuando se produce en el curso de un proceso penal por corrupción, e incide en que la sexualidad pertenece al ámbito de la «más estricta intimidad».